Protección Internacional dentro del Territorio Español.
  • 3515
  • 0

Protección Internacional dentro del Territorio Español.

 

CONVENIO DE DUBLÍN II

Cuidado con aquellos que quieran solicitar Protección Internacional dentro del Territorio y toquen suelo Europeo.

 

Aquellos que quieran solicitar o hayan solicitado Protección Internacional dentro del Territorio Español es importante que tengan ciertos conocimientos que les ayudará a encarar el procedimiento y sobre todo que les ayudará a mantener dicha protección.

Decirles como primer punto que, a España al igual que a la mayoría de los países le importa muy poco los Refugiados, o los Desplazados, de hecho, a los países que les importan los inmigrantes suelen ser por la falta de mano de obra para trabajar, y porque efectivamente el país necesita cubrir ciertas carencias, como por ejemplo trabajo, natalidad, pagar las prestaciones sociales para los jubilados etc, por ello cuando alguien señala que España o Rajoy, ya no quiere desplazados, me causa bastante risa, pues el trasfondo es mucho más complejo que ese.

Partiendo de la base que las únicas veces que han querido extracomunitarios ha sido por necesidad, como mencione anteriormente. Solo necesitamos saber para convencernos que, este año  2016 murieron ahogados más de 5000 mil personas en el mediterráneo tratando de alcanzar suelo seguro en Europa, es decir una media al día de 14 personas, sin contar con las 7.000 personas desaparecidas en su mayoría mujeres y niños, los cuales han sido reconocidos por la comunidad internacional como posibles victimas de venta sexal  (mujeres y niñas) y el resto para venta de órganos.

Dicho esto, me gustaría aclarar que uno de los mayores guardianes de los  desplazados en el mundo es el ACNUR es decir el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y no el Sr. Rajoy como muchos piensan, es a través de los Convenios Internacionales, de los Tratados y en especial el Gran Convenio de Ginebra (1951) donde de alguna u otra manera se protege a los Desplazados y sus derechos.

Ahora bien, la Unión Europea que actualmente está pasando por una crisis interna, estructural, política  y ademas económica necesita frenar los movimientos migratorios que afecten su territorio. En el caso de España parece que no basta con controlar de forma arbitraria fronteras calientes como Ceuta y  Melilla, sino que su deseo de evitar a toda costa refugiados, está extralimitando su capacidad de actuación jurídica frente a los particulares, ya que, últimamente la policía fronteriza (aeropuerto) está haciendo preguntas comprometidas a ciudadanos aparentemente sospechosos de ser posibles solicitantes de Protección Internacional.

Esta última medida la toman  por imperativa propia, y por orden directa de la Unión Europea, ya que, cada país miembro es vigilante del otro, y al recibir Refugiados repercute no solo en el país de acogida, sino en todos los países de la Unión.

Es de suma importancia saber que, la Protección Internacional es solo UNA, sin embargo jurídicamente hablando se podría decir que se divide en tres:

1.- Refugio

2.- Asilo

3.- Protección Subsidiaria de Asilo/Refugio

Cada una de estas tiene su fundamento, su forma de instar, su procedimiento y sobre todo su forma de sustentar y de probar. Pero imprescindible resulta entender que es casi imposible que concedan el estatuto de Refugiado o Exiliado, por la misma razón antes expuesta: EUROPA NO QUIERE REFUGIADOS, conceder dicho derecho sería prácticamente equiparar los derechos de un extranjero a los de un español sin mayores requisitos. Las estadísticas de concesión en 2016 es de un 3% sobre el 100%.

Lo que ocurre es que, España debe cumplir con los Tratados y con los Derechos Humanos (debería); en este sentido el PRINCIPIO DE NO DEVOLUCIÓN,  está impuesta a todos los Estados por el Derecho Internacional, y se fundamenta en no expulsar o devolver a una persona al territorio de cualquier país en el que su vida o su libertad se encuentren amenazadas, o en el que pudiera sufrir tortura, tratos inhumanos o degradantes u otras graves transgresiones de sus derechos humanos. Este principio es también conocido por su expresión francesa: ‘non-refoulement’.

“La prohibición contra la devolución aparece en el artículo 33. 1 de la Convención de Ginebra de 1951 como garantía imprescindible del derecho de asilo: “Ningún Estado contratante podrá, por expulsión o devolución, poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia determinado grupo social, o de sus opiniones políticas”.

El  Comité de Derechos Humanos ha señalado que nadie debe ser expuesto a la devolución del territorio hostil sin antes haber examinado las causas que han hecho a un apersona huir, además dichas causas denegatorias deben estar bien fundamentadas.

La relevancia de todo esto radica en que, si un ciudadano entra al Territorio Español y es solicitante de Protección Internacional, y además tramita con fundamento su solicitud, deben por obligación estudiar el caso, aunque no lo deseen, y aunque no tenga causa suficiente. Ya que, para denegarlo se deberá señalar exhaustivamente las razones de dicha denegatoria, pues si al solicitante se le deniega la solicitud y vuelve al país que resulta ser una amenaza para él, y le ocurre algo, tendrá una Responsabilidad Civil Internacional el país que denegó la solicitud. Esta es la razón del porqué a la gran mayoría de los solicitantes de Protección se les concede el estudio al trámite. (Admisión a Trámite) no porque España sea muy solidaria con los refugiados.

En fin, este trámite procesalmente hablando debe negarse en 30 días, que es el tiempo en que los instructores tienen para estudiar cada caso, y efectivamente si esto se cumpliera la mayoría de los solicitantes se les negaría, pues muy pocas personas saben invocar bien la solicitud, ya que, causas como: delincuencia, robo, secuestro, pobrezas, muerte, hambre, falta de medicinas, de vacunas, entre muchas otras no son causas de solicitud.

Lo que ocurre es que España, es parte del Convenio de Ginebra y por ende debe medianamente respetar lo pactado, y cumplir con el Principio de No Devolución, a esto debe sumarse que los Instructores (especializados en cada país) que estudian las causas son muy pocos, pueden ser entre 1 y 20 por cada país, y teniendo en cuenta que las solicitudes el primer trimestre de 2016 fueron más de 9.000, resulta obvio que el resultado sea el atraso del estudio y por ende de las resoluciones.  

Hasta hace poco cualquier solicitud debía ser admitida y el tiempo de estudio podía ser de entre 6 meses y 4 años, dependiendo de lo bien que se solicitara,

A día de hoy, se sabe que España está tomando medidas drásticas a fin de controlar las solicitudes de Protección Internacional, y para poder denegar de forma rápida, el Ministerio ha optado por hacer algo totalmente ajustado a derecho en las entrevistas, preguntas claves que sirven de filtro para resolver de forma rápida e inmediata (y asi valorar motivos de Asilo que solo son 2, Refugio que serán 5, y la Protección Subsidiaria que sólo admite 3 causales), además a toda personas que haga escala en otro país de la Unión Europea le están reteniendo el pasaporte inmediatamente a fin de aplicar Reglamento Dublín II.

Sabemos que desde Diciembre de 2016, los países de la Unión Europea están exigiendo se cumpla el REGLAMENTO DE DUBLÍN II, este convenio cobra especial relevancia por cuanto es un acuerdo de los Estados miembros de la Unión Europea por el que se establece a qué Estado corresponde examinar una solicitud de asilo según las circunstancias de acceso a los países miembros. Europa afirma que si todos los Estados miembros tienen niveles de protección similares en todos ellos, el solicitante debe hacer su petición inmediatamente después de tocar suelo Europeo y encontrarse a salvo, sin importar las preferencias migratorias para establecerse.

“Este sistema impone a las personas solicitantes de asilo presentar su solicitud en el primer país de la Unión al que accedan, aunque no conozcan el idioma ni tengan afinidades culturales, ni familiares”.

Ahora entramos en una gran disyuntiva, y además desde el punto de vista ontológico es crucial entender, ya que, en materia de Protección Internacional todo está relacionado. La cosa va así: si pongo un pie en cualquier país de la Unión Europea, allí debería hacerse la solicitud, sin embargo esto no sera tarea fácil, ya que adicional a las barreras culturales, familiares, de idiomas etc, nos enfrentamos a la difícil tesitura de que, la solicitud puede darse en frontera y penetrar la misma con una petición de Asilo es casi imposible.

Ya que, una vez le dices a las autoridades que solicitas Protección, lo primero que hacen es aislarse, incluso de toda defensa. Trasladan al solicitante a un lugar que se llama la Elite, y que aunque se diga que no detienen a nadie, si que lo hacen. No  permiten hablar con abogado defensor, sino es frente a las autoridades fronterizas a fin de que no puedan ayudarte a la defensa, ni tengas posibilidad de mentir. Allí literalmente empieza la lucha entre un Estado negado a permitir que entres a territorio (para no violar el Principio de No Devolución) y un micromundo que eres tu, peleando porque se respeten Derechos Fundamentales. (Debemos saber que existen 4 lugares para solicitar protección; Misión Consular, Centro de Internamiento de Extranjeros, Frontera, y Dentro del Territorio) En este sentido pueden pasar más de 8 días retenido mientras se estudia tu solicitud.

Analizando todo lo anterior, es importante saber que si pensamos pedir Protección Internacional debemos evitar entrar por otro país de la Unión Europea que no sea aquella donde vamos hacer la solicitud, y que en donde seamos solicitantes, lo hagamos de la mejor manera posible para evitar denegaciones próximas o lejanas.

Si realmente aplicara el Reglamento de Dublín, cada persona que lo ha violado sería inmediatamente enviada al país Europeo que le corresponde por entrada. (aunque solo haya sido transbordo)

En fin toda una vergüenza, ya que los líderes del mundo y de la unión europea deberían dejar de ver a los extranjeros como amenazas, y deberían tomar medidas serias, no solo para ayudar a residir de forma digna y acabar con la esclavitud o con el feudalismo, sino que deberían contribuir a un mundo mejor partiendo de la base que nadie quiere dejar su país de origen por obligación. Se tendría que actuar en conjunto, con coherencia y con mayor responsabilidad, entendiendo que los países mas desarrollados tienen la obligación de valorar porque la gran mayoría de los países del mundo existe tanta desigualdad, que deriva en el desplazamiento de aquellos que `por derecho propio desean una mejor vida para ellos y para los suyos.


Cristina Isacura

Todos los derechos reservados. Isacura Asociados S.l 2015-2016. info@isacuraasociados.com AVISO LEGAL
Emergencias las 24 Horas 810 527 752 o al 674 823 430
Atendemos Emergencias 24 Horas, llámenos: +34 674 82 34 30. Somos Especialistas en Derecho Internacional, Civil, Mercantil y Penal, con amplia experiencia en ámbito de Extranjería